"No tan fiesta"

Talleres empató 1 a 1 con San Martín en el Kempes. Mira el relato de todo lo que dejo el partido.
Primero delirio, después sufrimiento y por últimos bronca. Pero en frió el punto, algo suma.

Domingo 17 hs, llego al estadio Mario Alberto Kempes, un intento fallido por colgar mi trapo. 17:30 hs, silbatina generalizada, los hombres del santo a realizar trabajos precompetitivos, unos minutos después muchos aplausos para el ingreso al campo de Diego Aguiar y Leandro Requena acompañados del mono Irusta. Veinte minutos mas tarde, vuelven todos al vestuario a cambiarse y esperar las ultimas palabras de los técnicos, y arenga previa, se desata la locura de la gente, extraordinario recibimiento de la gente de Talleres para con sus jugadores, hasta acá todo era color de rosa, o azul y blanco.

 Se jugaban los primeros minutos y San Martín sorpresivamente manejaba los tiempos, tuvo alguna que otra situación no muy complicada para Aguiar, que siempre supo como responder. Agustín Diaz a diferencia de los dos partidos anteriores no encontraba la pelota y no era tan claro como antes, siendo aún así de lo mejor de la T. Bottino cerrado, Benitez de volante externo sin sorpresa, Bazzi estático, Chavez con algún temor de dejar descompensada la saga no pasaba tanto, Villarreal dedicándose a quitar y entregar rápido, lo mas claro y mas abierto de mente era Klusener quién no encontró en Olego un compañero para jugar como en la primera fase.

 Con un gran remate desde afuera de la 18, bien rechazado por el guardameta albiazul terminaba la primera etapa, casi sin sobresaltos.

 La ansiedad se corria por las tribunas como la peste, el nerviosismo de la parcialidad albiazul se sentía y se hacia notar, empezó la segunda mitad, Carabajal a la cancha, Benitez al lateral izquierdo, Bazzi con Sialle en el banco. Le aportó vértigo, velocidad y juego, proyección y lo mejor un socio a Agustín Diaz, no fue casualidad tampoco que con esto mejorara el rendimiento de Nelson Benitez, en su posición natural le aportó sorpresa a su llegada, y con esta sociedad y el ingreso de Maxi Velazco por Olego, llegó el gol, delirio y euforia, cuando se desniveló el tanteador, Talleres ganaba y seguía como líder.

 Villarreal de buen partido, ya cuando mediaban los 25 del complemento se lo notaba distinto, ya sin el aire de los primeros 45, Sialle mando a la cancha a Leyes, pero lo sacó a Bottino de regular partido. San Martín arremetió como en los primeros 15, Klusener intentaba, Velazco luchaba, Carabajal jugaba, pero sin ser tan preocupantes como se precisaba. Hasta que a falta de pocos minutos para el final Ermini, tras quedar inexplicablemente mano a mano con Aguiar de dubitativa respuesta, puso la igualdad que pese a los intentos sin ideas de Talleres sobre el final, fue definitivo en el marcador. Así se aguó la fiesta en el Kempes, bombos, trompetas, tirantes todo volvió, pero la fiesta no fue completa, la gente de Talleres a pesar de no tener una mala cosecha en 3 cotejos se fue cabizbaja, aún así se tiene toda la esperanza intacta de que el capo de la docta vuelva al nacional.

 Habrá una semana para pulir algunas cosas y luego espera en indefinido escenario Gimnasia de Concepción del Uruguay.


Santiago Colazo.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.