Nosotros, los hinchas, también jugamos

Talleres juega hoy una finalísima ante Boca Unidos, será local y nosotros los hinchas tenemos nuestra responsabilidad desde el lugar que nos toca.
El hincha, siempre cumple. Pero esta vez al igual que los jugadores jugamos una final y hay que meter más.

Si, es cierto que Talleres le va a ganar a Boca Unidos solo si hace más goles que el rival, aunque sea medio gol. Pero no deja de ser real también que Talleres es el equipo más convocante de la B Nacional y que hoy en una tremenda final seguramente no habrá lugar para un alfiler en el estadio. Ni para tu amigo, el flaquito.

¿Qué significa esto? que todo lo que pase en las tribunas, quieran o no, repercutirá en los jugadores. No nos vayamos tan lejos para el ejemplo, la gente levantó el equipo ante Santamarina cuando la T perdió la pelota y logró llegar al golazo con una música hermosa de fondo, el grito desaforado de la Willington no coordinado con el de la plateas.

Así como repercute a favor, lo hace en contra. El murmullo es un ruido cansador, estresante y ridículo (ya que no encaja en el momento) que hace mucho no se siente. Con esto queremos decir que toda la manija que tenemos no la transmitamos en forma negativa, por lo contrario que sea en forma de aliento y fiesta, para matar el frío de paso.

Los jugadores adentro de la cancha van a tener 90 minutos para hacer medio-gol más que Boca Unidos y así ganar y quedar "prácticamente" ascendido, más allá que dependerá de una mano de Estudiantes para concretarlo este fin de semana. Por lo tanto, se lo alienta del minuto 1 al último, que las casi 50mil personas la sientan en contra Boca Unidos y a favor los nuestros.

Cuando sea la medianoche ya vas a tener el resultado, si. Vas a estar festejando, vas a estar tibio o un poco "desmanijado" (con los 3 resultados posibles). Pero lo que seguro vas a tener es el orgullo de haber estado una vez más, como siempre. Tanto en la tribuna o en donde puedas, porque a Talleres lo seguís desde tu lugar como lo sentís.

Estamos muy golpeados, por eso nos cuesta creer o caer en el momento que estamos. Y... como no vamos a estar golpeados si nos tiraron con un descenso hace 12 años del que nunca nos recuperamos y por lo contrario volvimos a descender a la tercera categoría. Pero siempre fuimos noticia nacional por la gente, hasta lograr el ascenso que fue solo un paso en falso porque nos volvieron a tirar con otro descenso más a ese infierno. Para que no es todo: Tras descender, perdimos 2 finales para volver y ahí si la ilusión quedó por el suelo.

Pero llegó una nueva directiva, priorizó ordenar el club y que con ello vengan los resultados deportivos. Para ello eligió un nuevo cuerpo técnico con el trabajo serio como la característica mayor. Y desde ahí, o sea final del 2014, Talleres perdió un solo partido, logró un ascenso y tiene 37 partidos invictos. Se recuperó la confianza de cada hincha que estaba destrozado.

Si la leíste y te gustó o te sentiste identificado, gracias. Y si eso no paso, también. Abrazos, que sea lo que dios quiera y dios quiera que gané Talleres.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.